Claves para enseñar a los niños y niñas a gestionar su dinero

Las finanzas no son un tema solo de adultos. La gestión de la mesada semanal, el dinero para ir de campamento o el viaje de graduación también son temas, entre muchos otros, que incumben a la juventud, desde su infancia.

Por eso, la educación financiera es una parte importante del crecimiento hacia la edad adulta. Y como el ahorro y la gestión del propio capital no es una asignatura habitual en el colegio, desde el mercado financiero hemos recopilado 8 puntos a tener en cuenta cuando se quiere iniciar a los más pequeños en las finanzas:

1. ENSEÑAR EL VALOR DEL DINERO

Es importante que, desde la infancia, aprendan a interpretar el valor del dinero y el esfuerzo que se esconde detrás de él. Para ello es importante hacerles saber que detrás de la ropa o los juguetes que usan día a día, se esconde el esfuerzo y el trabajo de sus padres o tutores legales.

2. DAR IMPORTANCIA AL AHORRO

En ocasiones, la calidad de la vida futura depende de la existencia o no de un colchón económico construido previamente. Por eso, para enseñar a afrontar imprevistos y a ser responsables con su dinero, es importante dar ejemplo y mostrar el gesto de ahorrar, aunque sea en pequeños detalles como elegir un producto del supermercado porque es más barato que otro similar.

3. AYUDARLES A GESTIONAR SU PROPIO DINERO

Las mesadas mensuales o semanales son esenciales para la educación financiera de los más pequeños. Otorgarles una cantidad fija de dinero de manera periódica les ayudará a familiarizarse con la economía del hogar y les facilitará el camino hacia una buena gestión de lo que en el futuro será un sueldo.

4. ENSEÑARLES A DISTINGUIR LO IMPORTANTE DE LO IMPRESCINDIBLE

Con dar una mesada a los niños no es suficiente. Para que su educación sea completa y puedan convertirse en perfectos gestores de su propia economía es importante guiarles al principio. Los padres o tutores tendrán que ser los encargados de hacer ver a los pequeños de la casa qué es lo verdaderamente importante así como a priorizar algunas cosas sobre todas las demás. Solo con una educación sólida y con una buena base que les ayude a distinguir lo que realmente necesitan de lo que simplemente se les antoja, acabarán logrando administrar su dinero a la perfección y consiguiendo que por muy pequeña que sea la cantidad percibida, les dure hasta fin de mes.

5. ENSEÑARLES A HACER CÁLCULOS

Planificar y calcular los gastos semanales o mensuales es imprescindible en la vida adulta. Por eso, cuanto antes se enseñe a los más jóvenes a planificar sus gastos y su posible ahorro, mucho mejor se desenvolverán después.

6. DE LA ALCANCÍA AL BANCO

Es importante que llegado el momento se dé el salto. Pasar de la hucha a la libreta significa madurar financieramente y enseña que, aunque no se vea, el dinero sigue estando presente.